Prólogo Imágenes Contacto Inglés
Los doctores en salud no existen, y al mismo tiempo hay más de 10 millones de médicos alrededor el mundo. Creer que la medicina es salud es contradictorio. Únete a nosotros para solicitar que las ciencias de la salud se establezcan de forma independiente y cursos de doctores en salud sean incluidos en las universidades. Mientras tanto, ayudémonos a vivir saludablemente.

Salud es lo único que hace falta 

13 de diciembre de 2016. Artículo de Ariel Gallo originalmente publicado por ‘Online Opinion.’  Hubo un período cuando tuve que ser fiel a mi profesión, evitando que cada palabra o idea fuese traducida erróneamente. A veces, en lugar de traductor me llamaban lingüista, cuando debía examinar largas listas de palabras que podrían ser utilizadas como posibles marcas de productos farmacéuticos. Debía asegurar que nunca las había visto o escuchado, e informaba si esas palabras tenían alguna connotación inapropiada. Salud es una palabra que se ha perdido en la traducción, o lo que es peor aún, se ha convertido en un término equivocado, o utilizado engañosamente. La Ministra Federal de Salud, dijo durante una aparición en el Club Nacional de la Prensa de Australia el 28 de octubre de 2015: La salud mental es ahora reconocida como una enfermedad crónica en Australia con una carga significativa para los pacientes y el sistema sanitario. Como era de esperar, nadie se asombró en lo más mínimo. Si me hacen trampas en un negocio, naturalmente me siento defraudado, pero cuando se trata de la medicina no tengo más remedio que aceptar que se toma como sinónimo de salud. El uso generalizado de la "salud" como un sustituto de la "medicina" es atractivo desde la perspectiva del marketing, pero engañoso para aquellos que buscan consejos de salud. Si acudimos al sitio web del Ministerio de Sanidad español encontramos la palabra salud 24 veces, aunque sólo una vez aparece la palabra medicina y  es para decirnos que está basada en la promoción de la salud. ¿Cómo es posible que quienes han seguido una carrera en medicina puedan promover la salud? La página inicial del sitio del Ministerio de Salud Pública de Uruguay muestra la palabra salud más de 50 veces, aunque la palabra medicina no figura. Es claro que salud es un concepto mucho más atrayente que medicina si tenemos que invertir en un producto directamente o como contribuyentes al fisco. Salud ha sido la palabra más popular para la promoción de la industria médica desde tiempos inmemoriales. Wikipedia nos dice: El término salud se contrapone al de enfermedad, y es objeto de especial atención por parte de la medicina y de las ciencias de la salud. Es obvio que las así llamadas ciencias de la salud no tienen nada que ver con la salud sino con su carencia. Esta es una manera elegante de agrupar terapias orientadas no hacia la salud, sino para tratar los síntomas de enfermedades de todo tipo, por parte de profesionales capacitados en procedimientos médicos que nunca han recibido enseñanza académica en la materia de salud. Es paradójico que uno puede obtener servicios médicos profesionales en casi cualquier parte del mundo, pero el médico de salud sigue siendo un personaje de ficción en el siglo 21. No hay nadie que haya tenido acceso al conocimiento científico unificado que se requiere la salud, adquirido a través de estudios universitarios. Esta sería la calificación necesaria para poder ayudar a personas de cualquier edad a alcanzar un verdadero estado de bienestar. En mi experiencia, han sido necesarios muchos años de prueba y error para clasificar los elementos positivos y negativos de diferentes estilos de vida llamados "sanos", y así llegar a un nivel en el que puedo disfrutar de un óptico y estable estado de salud. Voy a evitar los comentarios sobre las expresiones "buena salud" y "mala salud", redundancias que se añaden a la confusión. La salud merece estudios dedicados específicamente, porque es tan importante como la medicina, y su desarrollo es factible si tenemos en cuenta la disponibilidad de muchos estudios científicos recientes, orientados hacia la salud. Ahora voy a presentar algunas de las preguntas y soluciones pertinentes que necesitan atención urgente. De acuerdo con las estadísticas de 2014, el cuidado de la salud en el mundo se realiza por medio de 33 millones de trabajadores de la industria médica, incluyendo 9,2 millones de médicos y 19,4 en enfermería. ¿Dónde se encuentra la salud dentro de este paisaje? No es que se diga muy visible. Desde luego, no culpo a los 33 millones de personas, porque entiendo que han sido formados en facultades de medicina u otras instituciones similares. Sin embargo, con respecto a sus conocimientos de salud no son mejores que los obtenidos por cualquier persona consciente de la salud que no tiene ningún título académico. El médico inglés, periodista en temas de la medicina de la BBC y autor Dr. Michael Mosley ha visitado Australia regularmente para promover sus libros. Durante el curso de una entrevista, dijo: Hablé con un par de médicos australianos la otra noche. Uno de ellos me dijo que tuvo que buscar “hidratos de carbono” en un diccionario, ya que sabía muy poco acerca del tema. Durante mis años de formación en la escuela de medicina me fue necesario  asistir a una sola clase de nutrición. Mi hijo también está en la escuela de medicina y tampoco aprende nada sobre ese tema. Se aprende acerca de algunas de las enfermedades más exóticas y otras  de deficiencia de vitaminas o minerales, pero nunca se aprende cual es la función de los carbohidratos, las grasas o las proteínas, qué decirle a un paciente con exceso de peso que pregunta qué es lo que puede hacer." Debo mencionar que nutrición es sólo uno de los componentes fundamentales de la salud, y no es para los médicos dar consejos de salud, un tema tan complicado y que no es parte de los estudios de medicina. Un doctor de salud estaría preparado para tratar con precisión un gran número de elementos que componen un estilo de vida saludable. Mientras que la medicina es una ciencia bien establecida, la salud aún no se ha graduado con ese título. La ciencia de la salud no existe. Como ya lo he mencionado, se tratamos de averiguar acerca de la ciencia de la salud, nos encontramos con un interruptor mágico que se activa para tratar de convencernos que la salud se basa en las ciencias médicas. En otras palabras, se nos ofrece la incongruente idea de que la salud, no la enfermedad, debe ser atendida por alguna de las terapias medicinales. La Organización Mundial de la Salud afirma que se necesitan aún más millones de médicos. Esta es más que nada una institución médica, no una de salud. Lo lamentable es que mientras la industria médica alimenta cifras millonarias de afiliados, la cantidad de los que sufren de enfermedades crónicas aumenta día a día, más allá de los niveles que los que pagan impuestos  puede financiar en la mayoria de los países. A medida que la profesión médica se jacta de su función de aumentar la duración de la existencia humana, la calidad de vida durante los años añadidos no es necesariamente productiva y frecuentemente está marcada por el sufrimiento. Las Guías Alimentarias de Australia de 2013 incluyen una información franca y contundente: Mientras que la mayoría de la población de más edad viven de forma independiente, se ha estimado que el 25-40% de los mayores de 80 años de edad podría ser considerado frágil. La desnutrición en las personas de edad avanzada se asocia a menudo con una o más enfermedades tales como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica e insuficiencia cardíaca, la demencia, la disfagia, mala dentadura, depresión, aislamiento social, uso de drogas, alcohol y otras sustancias, la pobreza y la desesperación. En Australia, 5-11% de las personas elegibles para los servicios de atención domiciliaria y comunitaria están desnutridos. En cuidados intensivos, 20-30% de las personas son admitidos con la malnutrición, la prevalencia aumenta con la edad y el número de problemas de salud. Las personas mayores pueden desarrollar la sarcopenia, una forma de pérdida de masa muscular, y algunas personas mayores también experimentar la obesidad sarcopénica, donde hay una combinación de reducción de la masa muscular y / o la fuerza y ​​el exceso de grasa corporal.  Las siguientes declaraciones están dirigidas a los líderes universitarios, filántropos, inversionistas, titulados académicos, profesores, científicos, jefes de estado y políticos en general: La ciencia de la salud no existe, pero hay suficientes estudios orientados hacia la salud para que sea estructurada. Hay una cantidad considerable de trabajo científico centrado en objetivos médicos, que contiene elementos adecuados para su aplicación en salud. Al establecerse una ciencia de la salud, las universidades pueden ofrecer cursos orientados a la formación de profesionales de la salud con un nivel de instrucción comparables a los de medicina . Las escuelas de salud podrán impartir conocimientos sólidos que se aplicarán tanto a nivel individual como institucional. Varias asignaturas que son parte de las escuelas de medicina están correlacionadas y podrían también ser utilizadas para el estudio de la salud. Otras materias deberían ser especialmente diseñadas para la salud individual y pública. La duración de los estudios universitarios y cursos externços podría ser tan o más larga  que los cursos que se ofrecen en las facultades de medicina. La excelencia de logro en una carrera de salud debe ser similar a la de medicina, cooperando con medicina pero con funcionamiento independiente. Los médicos podrían, y eventualmente deberían referir sus pacientes a los doctores de salud, cuando estos son identificados con trastornos relacionados con el estilo de vida.  Los profesionales de salud estarían limitados a proveer un completo asesoramiento en estilos de vida saludables a nivel individual e institucional, y no deberían practicar ninguna terapia medicinal, excepto la restricción dietética, que no implica el uso de medicamentos. La innovación es un concepto que está muy de moda y se ha mencionado repetidamente en promociones comerciales, tales como las de los fabricantes de productos farmacéuticos. Es hora de que las universidades privadas y públicas introduzcan cursos innovadores para capacitar al doctor de salud del futuro. Mientras que el valor económico del producto en sí sería inicialmente de interés sólo para las empresas de enseñanza, el valor humano de los servicios prestados y la enorme cantidad de dinero público que sería ahorrado por todos los países del mundo sería incalculable. Este tipo de inversión sería revolucionario y bienvenido por crear una nueva profesión, ayudando al mismo tiempo a salvar la humanidad.          Ariel Gallo trabajó como traductor y se ha dedicado a la investigación y práctica de estilos de vida saludable desde 1984.
Los doctores en salud no existen, y al mismo tiempo hay más de 10 millones de médicos alrededor el mundo. Creer que la medicina es salud es un anachronismo. Únete a nosotros para solicitar que las ciencias de la salud se establezcan de forma independiente y cursos de doctores de salud sean incluidos en las universidades.  Mientras tanto, ayudémonos a vivir saludablemente.

Salud es lo único que hace falta 

13 de diciembre de 2016. Artículo de Ariel Gallo originalmente publicado por ‘Online Opinion.’   Hubo un período cuando tuve que ser fiel a mi profesión, tratando que ninguna palabra o idea fuese traducida erróneamente. A veces, en lugar de traductor me llamaban lingüista, cuando debía examinar largas listas de palabras que podrían ser utilizados como posibles marcas de productos farmacéuticos. Debía asegurar que nunca las había visto o escuchado, e informaba si esas palabras tenían connotaciones inapropiadas. Salud es una palabra que se ha perdido en la traducción, o lo que es peor aún, se ha convertido en un término equivocado, o utilizado engañosamente. La Ministra Federal de Salud, dijo durante una aparición en el Club Nacional de la Prensa de Australia el 28 de octubre de 2015: La salud mental es ahora reconocida como una enfermedad crónica en Australia con una carga significativa para los pacientes y el sistema sanitario. Como era de esperar, nadie se asombró en lo más mínimo. Si me hacen trampas en un negocio, naturalmente me siento defraudado, pero cuando se trata de la medicina no tengo más remedio que aceptar que se toma como sinónimo de salud. El uso generalizado de la "salud" como un sustituto de la "medicina" es atractivo desde la perspectiva del marketing, pero engañoso para aquellos que buscan consejos de salud. Si acudimos al sitio web del Ministerio de Sanidad español encontramos la palabra salud 24 veces, aunque sólo una vez aparece la palabra medicina y  es para decirnos que está basada en la promoción de la salud. ¿Cómo es posible que quienes han seguido una carrera en medicina puedan promover la salud? La página inicial del sitio del Ministerio de Salud Pública de Uruguay muestra la palabra salud más de 50 veces, aunque la palabra medicina no figura. Es claro que salud es un concepto mucho más atrayente que medicina si tenemos que invertir en un producto directamente o como contribuyentes al fisco. Salud ha sido la palabra más popular para la promoción de la industria médica desde tiempos inmemoriales. Wikipedia nos dice: El término salud se contrapone al de enfermedad, y es objeto de especial atención por parte de la medicina y de las ciencias de la salud. Es obvio que las así llamadas ciencias de la salud no tienen nada que ver con la salud sino con su carencia. Esta es una manera elegante de agrupar terapias orientadas no hacia la salud, sino para tratar los síntomas de enfermedades de todo tipo, por parte de profesionales capacitados en procedimientos médicos que nunca han recibido enseñanza académica en la materia de salud. Es paradójico que uno puede obtener servicios médicos profesionales en casi cualquier parte del mundo, pero el médico de salud sigue siendo un personaje de ficción en el siglo 21. No hay nadie que haya tenido acceso al conocimiento científico unificado que se requiere la salud, adquirido a través de estudios universitarios. Esta sería la calificación necesaria para poder ayudar a personas de cualquier edad a alcanzar un verdadero estado de bienestar. En mi experiencia, han sido necesarios muchos años de prueba y error para clasificar los elementos positivos y negativos de diferentes estilos de vida llamados "sanos", y así llegar a un nivel en el que puedo disfrutar de un óptico y estable estado de salud. Voy a evitar los comentarios sobre las expresiones "buena salud" y "mala salud", redundancias que se añaden a la confusión. La salud merece estudios dedicados específicamente, porque es tan importante como la medicina, y su desarrollo es factible si tenemos en cuenta la disponibilidad de muchos estudios científicos recientes, orientados hacia la salud. Ahora voy a presentar algunas de las preguntas y soluciones pertinentes que necesitan atención urgente. De acuerdo con las estadísticas de 2014, el cuidado de la salud en el mundo se realiza por medio de 33 millones de trabajadores de la industria médica, incluyendo 9,2 millones de médicos y 19,4 en enfermería. ¿Dónde se encuentra la salud dentro de este paisaje? No es que se diga muy visible. Desde luego, no culpo a los 33 millones de personas, porque entiendo que han sido formados en facultades de medicina u otras instituciones similares. Sin embargo, con respecto a sus conocimientos de salud no  a la obtenida no son mejores que los obtenidos por cualquier persona consciente de la salud que no tiene ningún título académico. El médico inglés, periodista en temas de la medicina de la BBC y autor Dr. Michael Mosley ha visitado Australia regularmente para promover sus libros. Durante el curso de una entrevista, dijo: Hablé con un par de médicos australianos la otra noche. Uno de ellos me dijo que tuvo que buscar “hidratos de carbono” en un diccionario, ya que sabía muy poco acerca del tema. Durante mis años de formación en la escuela de medicina me fue necesario  asistir a una sola clase de nutrición. Mi hijo también está en la escuela de medicina y tampoco aprende nada sobre ese tema. Se aprende acerca de algunas de las enfermedades más exóticas y otras  de deficiencia de vitaminas o minerales, pero nunca se aprende cual es la función de los carbohidratos, las grasas o las proteínas, qué decirle a un paciente con exceso de peso que pregunta qué es lo que puede hacer." Debo mencionar que nutrición es sólo uno de los componentes fundamentales de la salud, y no es para los médicos dar consejos de salud, un tema tan complicado y que no es parte de los estudios de medicina. Un doctor de salud estaría preparado para tratar con precisión un gran número de elementos que componen un estilo de vida saludable. Mientras que la medicina es una ciencia bien establecida, la salud aún no se ha graduado con ese título. La ciencia de la salud no existe. Como ya lo he mencionado, se tratamos de averiguar acerca de la ciencia de la salud, nos encontramos con un interruptor mágico que se activa para tratar de convencernos que la salud se basa en las ciencias médicas. En otras palabras, se nos ofrece la incongruente idea de que la salud, no la enfermedad, debe ser atendida por alguna de las terapias medicinales. La Organización Mundial de la Salud afirma que se necesitan aún más millones de médicos. Esta es más que nada una institución médica, no una de salud. Lo lamentable es que mientras la industria médica alimenta cifras millonarias de afiliados, la cantidad de los que sufren de enfermedades crónicas aumenta día a día, más allá de los niveles que los que pagan impuestos  puede financiar en la mayoria de los países. A medida que la profesión médica se jacta de su función de aumentar la duración de la existencia humana, la calidad de vida durante los años añadidos no es necesariamente productiva y frecuentemente está marcada por el sufrimiento. Las Guías Alimentarias de Australia de 2013 incluyen una información franca y contundente: Mientras que la mayoría de la población de más edad viven de forma independiente, se ha estimado que el 25-40% de los mayores de 80 años de edad podría ser considerado frágil. La desnutrición en las personas de edad avanzada se asocia a menudo con una o más enfermedades tales como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica e insuficiencia cardíaca, la demencia, la disfagia, mala dentadura, depresión, aislamiento social, uso de drogas, alcohol y otras sustancias, la pobreza y la desesperación. En Australia, 5-11% de las personas elegibles para los servicios de atención domiciliaria y comunitaria están desnutridos. En cuidados intensivos, 20-30% de las personas son admitidos con la malnutrición, la prevalencia aumenta con la edad y el número de problemas de salud. Las personas mayores pueden desarrollar la sarcopenia, una forma de pérdida de masa muscular, y algunas personas mayores también experimentar la obesidad sarcopénica, donde hay una combinación de reducción de la masa muscular y / o la fuerza y ​​el exceso de grasa corporal.  Las siguientes declaraciones están dirigidas a los líderes universitarios, filántropos, inversionistas, titulados académicos, profesores, científicos, jefes de estado y políticos en general: La ciencia de la salud no existe, pero hay suficientes estudios orientados hacia la salud para que sea estructurada. Hay una cantidad considerable de trabajo científico centrado en objetivos médicos, que contiene elementos adecuados para su aplicación en salud. Al establecerse una ciencia de la salud, las universidades pueden ofrecer cursos orientados a la formación de profesionales de la salud con un nivel de instrucción comparables a los de medicina . Las escuelas de salud podrán impartir conocimientos sólidos que se aplicarán tanto a nivel individual como institucional. Varias asignaturas que son parte de las escuelas de medicina están correlacionadas y podrían también ser utilizadas para el estudio de la salud. Otras materias deberían ser especialmente diseñadas para la salud individual y pública. La duración de los estudios universitarios y cursos externços podría ser tan o más larga  que los cursos que se ofrecen en las facultades de medicina. La excelencia de logro en una carrera de salud debe ser similar a la de medicina, cooperando con medicina pero con funcionamiento independiente. Los médicos podrían, y eventualmente deberían referir sus pacientes a los doctores de salud, cuando estos son identificados con trastornos relacionados con el estilo de vida.  Los profesionales de salud estarían limitados a proveer un completo asesoramiento en estilos de vida saludables a nivel individual e institucional, y no deberían practicar ninguna terapia medicinal, excepto la restricción dietética, que no implica el uso de medicamentos. La innovación es un concepto que está muy de moda y se ha mencionado repetidamente en promociones comerciales, tales como las de los fabricantes de productos farmacéuticos. Es hora de que las universidades privadas y públicas introduzcan cursos innovadores para capacitar al doctor de salud del futuro. Mientras que el valor económico del producto en sí sería inicialmente de interés sólo para las empresas de enseñanza, el valor humano de los servicios prestados y la enorme cantidad de dinero público que sería ahorrado por todos los países del mundo sería incalculable. Este tipo de inversión sería revolucionario y bienvenido por crear una nueva profesión, ayudando al mismo tiempo a salvar la humanidad. Ariel Gallo trabajó como traductor y se ha dedicado a la investigación y práctica de estilos de vida saludable desde 1984.
Prólogo Imágenes Contacto Inglés Prólogo Imágenes Contacto Inglés
Los doctores en salud no existen, y al mismo tiempo hay más de 10 millones de médicos alrededor el mundo. Creer que la medicina es salud es un anachronismo. Únete a nosotros para solicitar que las ciencias de la salud se establezcan de forma independiente y cursos de doctores de salud sean incluidos en las universidades.  Mientras tanto, ayudémonos a vivir saludablemente.

Salud es lo único que

hace falta 

13 de diciembre de 2016. Artículo de Ariel Gallo originalmente publicado por ‘Online Opinion.’  Hubo un período cuando tuve que ser fiel a mi profesión, tratando que ninguna palabra o idea fuese traducida erróneamente. A veces, en lugar de traductor me llamaban lingüista, cuando debía examinar largas listas de palabras que podrían ser utilizados como posibles marcas de productos farmacéuticos. Debía asegurar que nunca las había visto o escuchado, e informaba si esas palabras tenían connotaciones inapropiadas. Salud es una palabra que se ha perdido en la traducción, o lo que es peor aún, se ha convertido en un término equivocado, o utilizado engañosamente. La Ministra Federal de Salud, dijo durante una aparición en el Club Nacional de la Prensa  de Australia el 28 de octubre de 2015: La salud mental es ahora reconocida como una enfermedad crónica en Australia con una carga significativa para los pacientes y el sistema sanitario. Como era de esperar, nadie se asombró en lo más mínimo. Si me hacen trampas en un negocio, naturalmente me siento defraudado, pero cuando se trata de la medicina no tengo más remedio que aceptar que se toma como sinónimo de salud. El uso generalizado de la "salud" como un sustituto de la "medicina" es atractivo desde la perspectiva del marketing, pero engañoso para aquellos que buscan consejos de salud. Si acudimos al sitio web del Ministerio de Sanidad español encontramos la palabra salud 24 veces, aunque sólo una vez aparece la palabra medicina y  es para decirnos que está basada en la promoción de la salud. ¿Cómo es posible que quienes han seguido una carrera en medicina puedan promover la salud? La página inicial del sitio del Ministerio de Salud Pública de Uruguay muestra la palabra salud más de 50 veces, aunque la palabra medicina no figura. Es claro que salud es un concepto mucho más atrayente que medicina si tenemos que invertir en un producto directamente o como contribuyentes al fisco. Salud ha sido la palabra más popular para la promoción de la industria médica desde tiempos inmemoriales. Wikipedia nos dice: El término salud se contrapone al de enfermedad, y es objeto de especial atención por parte de la medicina y de las ciencias de la salud. Es obvio que las así llamadas ciencias de la salud no tienen nada que ver con la salud sino con su carencia. Esta es una manera elegante de agrupar terapias orientadas no hacia la salud, sino para tratar los síntomas de enfermedades de todo tipo, por parte de profesionales capacitados en procedimientos médicos que nunca han recibido enseñanza académica en la materia de salud. Es paradójico que uno puede obtener servicios médicos profesionales en casi cualquier parte del mundo, pero el médico de salud sigue siendo un personaje de ficción en el siglo 21. No hay nadie que haya tenido acceso al conocimiento científico unificado que se requiere la salud, adquirido a través de estudios universitarios. Esta sería la calificación necesaria para poder ayudar a personas de cualquier edad a alcanzar un verdadero estado de bienestar. En mi experiencia, han sido necesarios muchos años de prueba y error para clasificar los elementos positivos y negativos de diferentes estilos de vida llamados "sanos", y así llegar a un nivel en el que puedo disfrutar de un óptico y estable estado de salud. Voy a evitar los comentarios sobre las expresiones "buena salud" y "mala salud", redundancias que se añaden a la confusión. La salud merece estudios dedicados específicamente, porque es tan importante como la medicina, y su desarrollo es factible si tenemos en cuenta la disponibilidad de muchos estudios científicos recientes, orientados hacia la salud. Ahora voy a presentar algunas de las preguntas y soluciones pertinentes que necesitan atención urgente. De acuerdo con las estadísticas de 2014, el cuidado de la salud en el mundo se realiza por medio de 33 millones de trabajadores de la industria médica, incluyendo 9,2 millones de médicos y 19,4 en enfermería. ¿Dónde se encuentra la salud dentro de este paisaje? No es que se diga muy visible. Desde luego, no culpo a los 33 millones de personas, porque entiendo que han sido formados en facultades de medicina u otras instituciones similares. Sin embargo, con respecto a sus conocimientos de salud no  a la obtenida no son mejores que los obtenidos por cualquier persona consciente de la salud que no tiene ningún título académico. El médico inglés, periodista en temas de la medicina de la BBC y autor Dr. Michael Mosley ha visitado Australia regularmente para promover sus libros. Durante el curso de una entrevista, dijo: Hablé con un par de médicos australianos la otra noche. Uno de ellos me dijo que tuvo que buscar “hidratos de carbono” en un diccionario, ya que sabía muy poco acerca del tema. Durante mis años de formación en la escuela de medicina me fue necesario  asistir a una sola clase de nutrición. Mi hijo también está en la escuela de medicina y tampoco aprende nada sobre ese tema. Se aprende acerca de algunas de las enfermedades más exóticas y otras  de deficiencia de vitaminas o minerales, pero nunca se aprende cual es la función de los carbohidratos, las grasas o las proteínas, qué decirle a un paciente con exceso de peso que pregunta qué es lo que puede hacer." Debo mencionar que nutrición es sólo uno de los componentes fundamentales de la salud, y no es para los médicos dar consejos de salud, un tema tan complicado y que no es parte de los estudios de medicina. Un doctor de salud estaría preparado para tratar con precisión un gran número de elementos que componen un estilo de vida saludable. Mientras que la medicina es una ciencia bien establecida, la salud aún no se ha graduado con ese título. La ciencia de la salud no existe. Como ya lo he mencionado, se tratamos de averiguar acerca de la ciencia de la salud, nos encontramos con un interruptor mágico que se activa para tratar de convencernos que la salud se basa en las ciencias médicas. En otras palabras, se nos ofrece la incongruente idea de que la salud, no la enfermedad, debe ser atendida por alguna de las terapias medicinales. La Organización Mundial de la Salud  afirma que se necesitan aún más millones de médicos. Esta es más que nada una institución médica, no una de salud. Lo lamentable es que mientras la industria médica alimenta cifras millonarias de afiliados, la cantidad de los que sufren de enfermedades crónicas aumenta día a día, más allá de los niveles que los que pagan impuestos  puede financiar en la mayoria de los países. A medida que la profesión médica se jacta de su función de aumentar la duración de la existencia humana, la calidad de vida durante los años añadidos no es necesariamente productiva y frecuentemente está marcada por el sufrimiento. Las Guías Alimentarias de Australia de 2013 incluyen una información franca y contundente: Mientras que la mayoría de la población de más edad viven de forma independiente, se ha estimado que el 25- 40% de los mayores de 80 años de edad podría ser considerado frágil. La desnutrición en las personas de edad avanzada se asocia a menudo con una o más enfermedades tales como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica e insuficiencia cardíaca, la demencia, la disfagia, mala dentadura, depresión, aislamiento social, uso de drogas, alcohol y otras sustancias, la pobreza y la desesperación. En Australia, 5-11% de las personas elegibles para los servicios de atención domiciliaria y comunitaria están desnutridos. En cuidados intensivos, 20-30% de las personas son admitidos con la malnutrición, la prevalencia aumenta con la edad y el número de problemas de salud. Las personas mayores pueden desarrollar la sarcopenia, una forma de pérdida de masa muscular, y algunas personas mayores también experimentar la obesidad sarcopénica, donde hay una combinación de reducción de la masa muscular y / o la fuerza y ​​el exceso de grasa corporal.  Las siguientes declaraciones están dirigidas a los líderes universitarios, filántropos, inversionistas, titulados académicos, profesores, científicos, jefes de estado y políticos en general: La ciencia de la salud no existe, pero hay suficientes estudios orientados hacia la salud para que sea estructurada. Hay una cantidad considerable de trabajo científico centrado en objetivos médicos, que contiene elementos adecuados para su aplicación en salud. Al establecerse una ciencia de la salud, las universidades pueden ofrecer cursos orientados a la formación de profesionales de la salud con un nivel de instrucción comparables a los de medicina . Las escuelas de salud podrán impartir conocimientos sólidos que se aplicarán tanto a nivel individual como institucional. Varias asignaturas que son parte de las escuelas de medicina están correlacionadas y podrían también ser utilizadas para el estudio de la salud. Otras materias deberían ser especialmente diseñadas para la salud individual y pública. La duración de los estudios universitarios y cursos externços podría ser tan o más larga  que los cursos que se ofrecen en las facultades de medicina. La excelencia de logro en una carrera de salud debe ser similar a la de medicina, cooperando con medicina pero con funcionamiento independiente. Los médicos podrían, y eventualmente deberían referir sus pacientes a los doctores de salud, cuando estos son identificados con trastornos relacionados con el estilo de vida.  Los profesionales de salud estarían limitados a proveer un completo asesoramiento en estilos de vida saludables a nivel individual e institucional, y no deberían practicar ninguna terapia medicinal, excepto la restricción dietética, que no implica el uso de medicamentos. La innovación es un concepto que está muy de moda y se ha mencionado repetidamente en promociones comerciales, tales como las de los fabricantes de productos farmacéuticos. Es hora de que las universidades privadas y públicas introduzcan cursos innovadores para capacitar al doctor de salud del futuro. Mientras que el valor económico del producto en sí sería inicialmente de interés sólo para las empresas de enseñanza, el valor humano de los servicios prestados y la enorme cantidad de dinero público que sería ahorrado por todos los países del mundo sería incalculable. Este tipo de inversión sería revolucionario y bienvenido por crear una nueva profesión, ayudando al mismo tiempo a salvar la humanidad. Ariel Gallo trabajó como traductor y se ha dedicado a la investigación y práctica de estilos de vida saludable desde 1984.
Prólogo Imágenes Contacto Inglés Prólogo Imágenes Contacto Inglés